a mi hija Clara

 

 

Solemnes banalidades.

 

El pensamiento más transparente casi siempre es la ausencia de pensamiento.

 

No juzgar. Pero condenar.

 

Los hombres pequeños no crecen, sólo crecen los grandes.

 

La curiosidad que tiene el hombre por conocer, nunca suele ir más allá de querer saber lo que se cuece en la cocina de su vecino.

 

Es difícil saber si el hombre destruye para poder construir, o si por el contrario construye para así poder destruir.

 

Los éxitos, para ser completos, deben ser inmerecidos.

 

La razón siempre admite componendas. El corazón, jamás.

 

Ocultar los pensamientos. Pero no tanto que no volvamos a encontrarlos.

 

La mediocridad, como la incompetencia con la que tiene tanto en común, si quiere triunfar tiene que ser ostentosa.

 

Pensar y opinar no son sinónimos, aunque pueda parecerlo. Son precisamente antónimos.

 

El conocimiento que no tiene límites ni siquiera es conocimiento.

 

Disparar contra gigantes fue siempre deporte favorito de enanos.

 

El hombre hace el bien por interés. El mal en cambio lo hace desinteresadamente.

 

La verdad se reconoce por la longitud de la frase. Si es demasiado larga es que es mentira.

 

"La belleza inexplicable de una obra" (Valery), reside tantas veces en su cualidad de inexplicable.

 

La justicia es la belleza perfecta.

 

Clamoroso silencio.

 

Si una verdad necesita demostración, es que es mentira.

 

Lo que no depende de ti, es de lo que tú dependes.

 

"Qué grande es el pensamiento de que verdaderamente nada se nos debe" (Pavese). Pero más grande todavía es el pensamiento de que lo debemos todo.

 

La única idea que parece tener algún futuro, es la idea de que no tenemos futuro.

 

Cuando se tiene razón, hay que actuar como si no se tuviera, a fin de no perderla del todo.

 

No todas las metas del hombre están en la misma dirección.

 

Cuanto más se esforzaba por alcanzar la meta, más se alejaba de ella. Porque la tenía a sus espaldas.

 

Recelo de quien dice ser de mi opinión.

 

La auténtica libertad de opinión es no tener ninguna

 

La mayoría de los hombres tenemos más de qué arrepentirnos por lo que dejamos de hacer que por lo que hicimos.

 

Ponía en sus libros toda su ignorancia.

 

Sólo sigue un camino recto quien teme perderse.

 

Donde hay ingenio no suele haber genio.

 

¡Qué pocos libros necesita el hombre! ¡Pero cuántos debe leer para llegar a darse cuenta!

 

Tengo la sensación cuando no leo de que me falta algo. Pero cuando leo, entonces tengo la certeza de que algo me falta.

 

Hay libros que influyen tan poderosamente en nosotros que hasta nos olvidamos de que los hemos leído.

 

No escribe más que sandeces. ¡Pero con qué estilo!

 

Pensar no es más que sacar conclusiones propias de pensamientos ajenos.

 

Tener ideales. Pero no creer en ellos.

 

Todo lo que leemos por algún motivo, es prescindible.

 

Su mejor pensamiento, con el tiempo, resultó ser una perogrullada.

 

Sólo las deudas imaginarias nos atan de por vida.

 

La inocencia no se pierde, se gana.

 

Convertir una derrota en una victoria sólo es una cuestión de estilo.

 

Quien comprende las razones del enemigo, está vencido de antemano.

 

Era tan austero que hasta se prohibía tener pensamientos propios.

 

Llevaba una vida tan privada que acabó muriendo en la indigencia.

 

A veces se olvidaba de pensar.

 

Pronto echaremos de menos lo que tuvimos de más.

 

 

 

 

 

.